¿Que tipo de madre eres? Alguien asintió a una Universidad para estudiar “Como ser madre”, “madres perfectas” “Secretos para ser madre”, etc. al  parecer hasta creo que no existe una Universidad que enseñe tales cursos.  Cuando nace un niño ¿viene con un libro de instrucciones? no es así si fuera así, sería muy fácil, pero tampoco es posible. Muchas madres tienen algo en común, muchas se sienten fracasadas, perdidas, culpables, indecisas, peor cuabdo los hijos empiezan a crecer y crecer.

Encontramos algo interesante:

 dos escritoras, Diana Guelar y Andre Jáuregui,  en su libro «Mamás perfectamente imperfectas» una serie de consejos llenos de sabiduría y, sobre todo, de buen humor a los que cada tipo de mamá podrá sacar partido.

mamas-perfectamente-imperfectas

Las autoras parten de una premisa: hay madres de todo tipo: las que se pasan horas en la cocina y las que encargan una pizza, las que trabajan fuera y las que lo hacen todo dentro de casa, las que abrigan a sus hijos para que no se enfríen y las que los desabrigan para que desarrollen sus propias defensas… Y todas, todas, lo hacen bien, perfectamente bien.

En uno de los capítulos de este libro, ellas te proponen buscar qué tipo de madre eres, para apoyarte, para que te comprendas y te apartan reflexiones que te ayudarán a disfrutar y recuperar el placer de ser madre.

1. Madre controladora (o GPS): Está obsesionada por el control, y se agota ella y agota a los demás. Trata de solucionarlo todo, con lo que el hijo o la hija se sienten perdidos cuando empiezan a tener que tomar sus propias decisiones. Su manera de manifestar su amor es mediante la sobreprotección.

Esta madre tiene que aprender a dejar un poco el control y a respetar la privacidad de sus hijos. Darles espacio para que se desarrollen y establecer tratos basados en la confianza mutua, en los que madre e hijo/a cedan cada uno un poco.

«¿Dónde se ha visto un director técnico corriendo codo a codo con un jugador mientras le grita en el oído hacia dónde tiene que mandar el pase o a qué adversario tiene que marcar? Cuando los jugadores salen al terreno de juego, el trabajo del entrenador ya ha terminado».

La frase: «Para obtener el control es necesario perderlo».

2. Madre perfeccionista: La perfección es una trampa. Queremos lo mejor para ellos, pero ese afán, cuando es excesivo, puede conducir al fracaso o la decepción. ¿Es necesario que los hijos sean perfectos, que lo hagan todo bien? Es deseable estimular a los hijos y ayudarles a vencer sus dificultades. Lo malo es cuando les pedimos demasiado.

Las mamás perfeccionistas deberían poner el foco no tanto en los resultados como en el proceso; flexibilizar la mirada para contemplar a sus hijos como son, no como quisiéramos que fueran; respetar sus intereses, habilidades y limitaciones, tomando cada logro como un motivo de celebración y cada fracaso como una oportunidad para aprender a hacer las cosas de una manera diferente.

«Lo único que les pedimos a nuestros hijos es que hagan lo que se espera de ellos, ¿no? (…) Lo que espera, ¿quién? Pues, todo el mundo. ¿Y quién es todo el mundo? Pues todo el mundo: los padres, los abuelos, los amigos, los vecinos, el país, la sociedad, todo el mundo. ¿Y nosotras? Nosotras, también, obvio. ¿Y qué es eso que nosotras y todo el mundo esperamos de los niños y los jóvenes? Pues cosas normalísimas como que tengan modales en la mesa, que estudien, que sean educados, que hagan deporte…»

La frase: «Cuando el foco está en los resultados y no en el proceso todos perdemos».

3. Madre cómplice: Es la que quiere ser la mejor amiga de sus hijos. Pero con la mejor intención de ser «simbiótica», es posible que se termine transformando en «parásito», y pasar a «alimentarse» de sus vidas, de sus estilos, de sus amigos, de sus costumbres.

Esta mamá tiene que tomar conciencia de que los adolescentes necesitan compararse con un modelo distinto a ellos, más adulto, más sabio, capaz de guiarlos y protegerlos, que no es lo que obtienen cuando actuamos como sus pares.

«A veces, ser madre es estar ahí para que los hijos se peleen con nosotras, para que nos discutan, para que tenga alguna persona a quien ocultar sus secretos».

La frase: «Por el bien de nuestro hijos, no podemos darles el lujo de gustarles siempre».

4. Madre que compite: Vivimos en una cultura obsesionada con la juventud y la belleza. No es extraño, por tanto, que los temas del cuerpo y la edad puedan llegar a convertirse en una especie de lucha entre madres e hijas. Un problema añadido es que no nos permitimos tener «envidia» de nuestras hijas, de sus cuerpos tonificados y sus pieles perfectas. Entonces aparece la culpa y ocultamos y negamos estos pensamientos perturbadores.

Aceptar que efectivamente estamos compitiendo, aunque no queramos, con nuestra hija, «nos permitirá hacernos responsables de cambiar algunas conductas específicas que están jugando en contra del bienestar emocional de los hijos y embarullando nuestra relación con ellos».

La frase: «¡Cómo nos cuesta asumir que a veces tenemos sentimientos negativos con respecto a nuestros hijos!»

5. Madre que se apropia: Para esta madre, todo lo que les pasa a sus hijos es de ella. No existe para ella límite entre sí misma y sus retoños, y le cuesta reconocer que el hijo es otra persona. Para los hijos, esto puede ser muy perturbador. Cuando nos apropiamos de lo que les sucede a nuestros hijos estamos robándoles su derecho a sentir sus propias emociones y entorpeciendo su capacidad de desplegar sus propios recursos.

La mamá «que se apropia» tiene que esforzarse por ser consciente de que no podemos evitar que nuestros hijos sufran ni que se equivoquen.

«Sí podemos estar ahí para ellos, interesándonos genuinamente por lo que les pasa, escucharlos y ayudarlos a identificar y tolerar sus emociones».

La frase: «Los logros de los hijos tienen que medirse con la vara de los hijos, no con la de los padres, y satisfacer sus propios sueños, no los nuestros. Y es bueno que ellos puedan reconocer las diferencias».

Test ¿Qué tipo de mamá eres?  Interesante, gracias a RPP noticias.